Frase del día

miércoles, 6 de diciembre de 2006

La rama caída (carta con silencios)


Porque al final he comprendido
que lo que el árbol tiene de florido,
vive de lo que tiene sepultado.
FRANCISCO LUIS BERNARDEZ




La verdá. Te voy a decir eso ... la verdá.
La verdá verde verdadera
es tan inmadura que no sabe
cómo crecerte.
Tal vez conviene empezar con las raíces,
pero a la verdá le da vergüenza mostrar así
-de buenas a primerasaquello
que le da de comer a las frutas.
No. Mejor empezar con la rama caída
-que es una sidra, pero también otra cosa.
La rama caída es el pedacito de la verdá
que no supo cómo sostenerse.
¿Cómo hacen las nubes para no hacerse trizas contra el
suelo,
será el gran piolín universal que las sostienen
o será un dulce pensamiento único
que las tiene agarraditas para que no se caigan?
La verdá que no lo sé.
A mí, por ejemplo, a veces, se me caen las ideas.
Algunas quedan ahí, tiraditas y llamándome para que las
levante
¡chuikichuikichuiki! me dicen
y yo a veces bueno está bien, vení,
y otras no, chau.
Pero hay algunas, para decir la verdá,
que caen paraditas y empiezan a correr.
¿Adónde van las ideas cuando se me caen?
¿Se juntarán con los recuerdos?
¿Te imaginás a las ideas revolcándose lujuriosamente
con los recuerdos en algún callejón sin salida,
limpiándose la sangre, juntado primaveras,
desabrochándose los botones, comiéndose las ganas, las sonrisas,
mirando al cielo?
¿Qué lindo, no?
Claro, sí, ya lo sé.
¿Y qué tiene que ver esto con la verdá?
La pregunta cae de madura, como las ideas.
Sí, of course
( ¿Aprendiste inglés? A propósito,
¿Se juntan a conversar las ideas de distintos idiomas
o se miman con los gestos nomás?
¿Qué buena pregunta, no? )
Bueno, ya va.
La verdá no la sé. Esa es la verdá. verde. verdadera.
Qué sé yo.
Si la supiera no estaría escribiéndote esta rama caída.
Te regalaría mis pensamientos.
Ja. Recién te mandé una idea y volvió
y me preguntó la dirección y yo no supe qué decirle.
Pero los recuerdos te encuentran siempre,
esa es la verdá.

#Carta escrita a Mariela Alvarez para las fiestas de fin de año 1999.

De mi libro Barrilete Sin Viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, trate de escribir correctamente. Estamos en contra de las faltas de ortografía voluntarias y el lenguaje SMS. Luego de escribir su comentario, reléalo y corrija si es necesario antes de publicar, usando la "Vista previa".
Ya no se admiten comentarios anónimos.
Puede comentar con su identificación de Google, Blogger o una cuenta OpenID. Vea las opciones debajo en "Elegir una identidad".
¡Gracias!

Mi otro blog

Últimas noticias del cosmos